Síntomas de esquizofrenia


La esquizofrenia se caracteriza por una alteración profunda en la cognición y en las emociónes, que afectan a los atributos humanos más fundamentales: el lenguaje, el pensamiento, la percepción, afecto, y el sentido del yo. Existen varios tipos de síntomas y muy diversos, con frecuencia incluyen manifestaciones psicóticas, tales como escuchar voces internas o experimentar alucinaciones.
Ningún síntoma es definitivo para el diagnóstico, sino que el diagnóstico incluye un patrón de signos y síntomas, junto con alteraciones del funcionamiento ocupacional o social.

Los síntomas se dividen en positivos y negativos, debido a su impacto en el diagnóstico y el tratamiento.

Los síntomas positivos son aquellos que parecen reflejar un exceso o distorsión de las funciones normales. El diagnóstico de la esquizofrenia, requiere por lo menos 1 mes duración de dos o más de los síntomas positivos.

Los síntomas negativos son aquellos que parecen reflejar una disminución o pérdida de las funciones normales. Estos a menudo persisten en la vida de las personas con esquizofrenia. Los síntomas negativos son difíciles de evaluar debido a que no son tan “anormales” como los positivos y pueden ser causados por conjunto de otros factores (por ejemplo, como una adaptación a un delirio persecutorio).

El diagnóstico se complica por el tratamiento temprano de los síntomas positivos de la esquizofrenia. Los medicamentos antipsicóticos, particularmente los más tradicionales, a menudo producen efectos secundarios que se asemejan a los síntomas negativos de aplanamiento afectivo. Además, otros síntomas negativos están a veces presentes en la esquizofrenia, pero no lo suficiente para satisfacer los criterios de diagnóstico: la pérdida de intereses o placeres habituales (anhedonia), alteraciones del sueño y la alimentación; humor disfórico (deprimido, ansioso, irritable, o mal humor), y dificultad para concentrarse o enfocar la atención.

En la actualidad, el debate está en curso en el campo con respecto a la necesidad de una tercera categoría de los síntomas para el diagnóstico: los síntomas desorganizados. Los síntomas desorganizados incluyen trastornos del pensamiento, confusión, desorientación y problemas de memoria.

Los síntomas positivos de la esquizofrenia

Los delirios: son creencias erróneas debido a las distorsiones o exageraciones de razonamiento y / o mala interpretación de las percepciones o experiencias. Como por ejemplo pensar que se esta siendo perseguido o creer que los comentario de television o de radio están haciendo referencia sobre uno mismo.

Las alucinaciones: son distorsiones o exageraciones de la percepción en cualquiera de los sentidos, aunque las alucinaciones auditivas son los más comunes, seguidos de alucinaciones visuales.

Lenguaje desorganizado: es un aspecto clave de la esquizofrenia. El pensamiento desorganizado se evalúa habitualmente basandose principalmente en el habla de la persona.

Comportamientos catatónicos: se caracterizan por una marcada disminución en la relación con el ambiente circundante, a veces bajo la forma de inconsciencia inmóvil y aparente, posturas rígidas o extrañas.

Los síntomas negativos de la esquizofrenia

Aplanamiento afectivo: es la reducción en el alcance y la intensidad de la expresión emocional, incluyendo la expresión facial, el tono de voz, contacto visual y lenguaje corporal.

Alogia: o la pobreza en la expresión, es la disminución de la fluidez del habla y de la productividad, se cree que reflejan la des aceleración o pensamientos bloqueados, y a menudo se manifiesta como respuestas cortas y vacías a las preguntas.

Abulia: es la dificultad o incapacidad para iniciar y persistir en la conducta dirigida a objetivos, se confunde a menudo con aparente desinterés.